lunes, 26 de septiembre de 2011

Pequeño One Shot de Comandos

¡Hola roleros!
Esta semana tuvimos la suerte de encontrarnos con personas ansiosas de probar la asociación y el local, así que Juan Carandell, tomó sus manuales y se decidió a narrarles una pequeña aventura para que probasen el espíritu de Yamato. 
Los interesados son Jose y Rafa, y además jugó una vieja conocida y amiga nuestra, que es Adriana.

Los jugadores asumieron el rol de una pequeña célula francesa, ubicada en la ciudad de LeMans (donde el circuito de automóviles y la película de Steve McQueen) en agosto del 44. 



 En un intento de ayudar el avance aliado, la célula se decidió por dar un golpe, atacando un club que solían frecuentar oficiales nazis, pero fueron traicionados y apresados por los alemanes. Por lo que dieron con sus huesos en un viejo castillo, encerrados en una torre, a la espera de que les fusilasen o peor, destinarlos a un campo de exterminio, lo cual enfurecía mucho al personaje de Rafa, por que era senegalés.
Además no estaban solos, pues un oficial americano compartía con ellos celda.
 

Ante las pullas y chanzas de los carceleros, los personajes respondieron con escupitajos y barbaridades, provocando la ira de los guardias, que abrieron su celda con intención de golpearles, pero los pjs consiguieron reducir a los carceleros y hacerse con sus armas para tratar de fugarse. 
No obstante el personaje de José, daba voces afirmando estar con los alemanes ¿será el traidor?
Se hicieron con varios subfusiles y lograron abrirse paso a tiros, hasta la sala del oficial, donde descubrieron importantes documentos que decidieron robar. 
Solo para cuando salieron al patio de armas del castillo, encontrar a los alemanes huyendo de allí, con varios prisioneros aliados arrodillados en el suelo y cargando camiones con lo imprescindible. El pj de Adriana sugirió aprovechar que estaban distraidos, para pillar a los alemanes en dos fuegos. 



Y en efecto así se hizo. La refriega fue corta y brutal, donde cayeron casi todos los alemanes. Por suerte la mayoría de presos aliados consiguieron salvarse, solamente cayendo uno. Los 5 alemanes que quedaban, liderados por un veterano sargento, soltaron sus armas y se rindieron.

Finalmente, los jugadores llegaron a las lineas aliadas, con los prisioneros rescatados, los camiones y planos robados y los alemanes capturados. 
Como recompensa, y al ser franceses, se les permitió unirse a la 2º División Blindada del general Leclerc, concretamente a la 9º compañía, formada en su mayoría por españoles exiliados de la dictadura de Franco. 
Así pues junto con la 9º compañía, entraron en París, siendo aclamados como héroes.

2 comentarios:

  1. Buena partida, amigo Carandell. ¡El mejor DJ de partidas históricas que hay en Córdoba!

    ResponderEliminar